English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Ocho tips para diseñar un jardín

Proyectar tu jardín permite aprovechar al máximo su superficie, incluso, crear un efecto de agrandamiento si el espacio es pequeño. Además, para que crezcan plantas y césped es importante tener en cuenta el contexto en el que el jardín se encuentra, es decir, su entorno. Hay múltiples técnicas para decorar un jardín, pero los principales elementos a tomar en cuenta son: césped, cielo y plantas; combínalos correctamente con estos ocho consejos.

1. Generales: Define cuál será el fin principal de este espacio: de recreación, de circulación, de estancia o convivencia, de reposo, etc., así sabrás qué elementos sí o no poner. Además, dentro del hogar, el jardín refleja la personalidad del dueño de la casa o de los habitantes de la misma, convirtiéndose así en un elemento más de identificación personal.

2. El presupuesto y el tiempo que queremos dedicarle en el futuro son dos cosas a considerar para tu diseño. Los gastos de la ceración y la conservación deben ajustarse a tus posibilidades para que no resulte un fracaso lo invertido. También toma en cuenta que si necesita de mucho mantenimiento se debe disponer de tiempo o dinero para pagar un jardinero.

3. En el diseño: Mira como es el paisaje de los alrededores para que diseñes algo favorecedor. Analiza el clima y los microclimas, luz y sombras, vientos dominantes, y la orientación (norte, sur, este y oeste) pensando en favorecer las vistas desde la casa. Mide el terreno para hacer un plano o croquis si es que no lo tienes.

4. A medida que el jardín se vaya alejando de la casa, puede ir aumentando la variedad de formas, de manera que pueden empezar a predominar la abundancia y la variedad de colores, mientras esté cerca de la casa se sugiere más sencillez. De este modo, las áreas cercanas se ocupan con césped, mientras que los arbustos y los árboles lucen más al fondo del terreno. Cuando son superficies extensas, a una distancia considerable de la casa, cabe la posibilidad de crear zonas ajardinadas más naturales, con una mayor predominancia de árboles y un aspecto más desordenado. Éstas son zonas de bajo mantenimiento.

5. Todo debe ir a escala, es decir, en un espacio pequeño se deben colocar plantas y objetos pequeños; no tiene sentido poner árboles o arbustos grandes que agobian el espacio, se enmarañan unos con otros y crean excesiva sombra.


6. Las plantas que elijas deben ser atractivas en al menos 2 de las 4 estaciones del año. Por ejemplo, la Lila o la Forsitia son errores en un espacio pequeño porque permanecen poco tiempo floreadas, y tu jardín lucirá sin color gran parte del año. El follaje es muy importante también, no te fijes únicamente en las flores que llaman mucho la atención. Procura que las plantas tengan tamaños y formas diferentes para crear cierto ritmo, pero no recargues el jardín, es preferible que uses pocas variedades de plantas.

7. En todo jardín es bueno conseguir puntos focales de atracción visual. Puede ser una planta especialmente bella, un grupo de plantas, una escultura... algo que destaque y haga que se rompa la monotonía. Elementos focales pueden ser: fuente, escultura, un pequeño estanque, vasijas, planta con poda topiaria... En un jardín pequeño se sugiere un único ornamento (por ejemplo una escultura, un jarrón, etc.). No recargues. Haz de él una inversión, algo especial.

8. Añade luz artificial al jardín y lo dotarás de una dimensión mágica: ilumina algunos árboles y arbustos, pon luces en la puerta o ventanas, focos y balizas a media altura o en el suelo para iluminar senderos o la entrada a la casa, un farol irá estupendo para el fondo del jardín. Usa lámparas de bajo consumo, que aunque son más caras que las normales, ahorrarás energía.
Publicar un comentario

Entradas populares